25.4.14

INCENDIOS FORESTALES...

Tras incendios, déficit en reforestación

La Conafor señala que muchos dueños de terrenos no permiten que se reforeste.
  • En 2013, en Jalisco, se registraron 710 incendios forestales
  • Por cada 10 hectáreas siniestradas, sólo se reforestan siete, de acuerdo con datos de la Conafor; el déficit nacional es todavía mayor
GUADALAJARA, JALISCO (25/ABR/2014).- Una colilla de cigarro de sólo cuatro centímetros provocó que se incendiaran 283 hectáreas del Bosque La Primavera y que más de 528 vecinos fueran desalojados de los fraccionamientos Bugambilias y El Palomar, en Zapopan. El combate al siniestro fue efectuado por 225 brigadistas durante ocho horas. Este incendio forestal es de abril de 2011, uno de los años en que más incendios hubo en Jalisco y cuando más superficie de bosque se quemó.

De hecho, según datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en el Estado se han incendiado de bosque superficies mayores que las que han sido reforestadas.

Los datos indican que de cada 10 hectáreas incendiadas sólo siete se reforestan. Del año 2009 a 2013 se siniestraron más de 117 mil hectáreas a escala estatal y sólo 75 mil fueron intervenidas con plantaciones de flora que comprende “prácticamente todos los tipos de vegetación terrestre natural”, de acuerdo con las estadísticas ambientales de Semarnat.

Los incendios forestales ocurren de manera natural y son un factor importante para la dinámica natural de muchos ecosistemas forestales del mundo, sobre todo en los bosques templados, señala en un informe la Conafor.

Sin embargo, “debido en gran parte a las actividades y control humanos, muchos de los incendios forestales ocurren en zonas donde anteriormente no ocurrían, e incluso se han suprimido en zonas que normalmente tenían regímenes periódicos de fuego. Los efectos sobre los recursos forestales pueden observarse en dos niveles: sobre el deterioro y pérdida de los mismos recursos y en el detrimento de la calidad del ambiente en el que se encuentran”.

A escala nacional, el panorama es más desalentador, ya que se reforestan poco más de seis hectáreas por cada 10 que se consumen entre las llamas.

La estadística de la Conafor hasta 2013 marca que, por la cantidad de incendios forestales y espacio afectado, el año pasado ha sido el más dañino en el último lustro: en Jalisco se registraron 710 siniestros, un número mayor a los 646 del año 2011, que era la cifra más alta; en cuanto a las hectáreas siniestradas, en ambos años hubo 12 mil.

La Conafor, por medio de su área de Comunicación Social, explica que no se podría comparar directamente la extensión de los terrenos quemados con los reforestados ya que “lo que se quema no se reforesta”. Argumentan que México es el único país donde los dueños de los ejidos son comunidades indígenas y no pertenecen al Gobierno. “La Conafor llega con los dueños para pedirles si se puede reforestar y muchos no quieren”