13.4.14

EL ZAPOTILLO...

Compromisos en política no se pueden grabar en piedra: Guerra Abud

Juan José Guerra Abud señala que la prioridad de abasto de agua para Guadalajara se impone.
  • Asegura que el gobernador ha cumplido en todo lo que se ha comprometido
  • Titular de Semarnat defiende que el gobierno del Estado decante por acercar más agua a la ciudad
GUADALAJARA, JALISCO (11/ABR/2014).- La política debe ser "versátil" e irse "adecuando a las circunstancias", pues los compromisos que se asumen en el servicio público "no pueden grabarse en piedra".

Así es como el secretario de Medio Ambiente a nivel federal, Juan José Guerra Abud, defiende que el Gobierno del Estado decante por acercar más agua a la ciudad, aunque el poblado de Temacapulín quede bajo el agua en consecuencia.

De visita en Jalisco para la firma de un convenio entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y el Gobierno del Estado, el funcionario gederal aseguró que el gobernador "ha cumplido en todo lo que se ha comprometido hasta donde ha visto".

No obstante, la prioridad de abasto de agua a la ciudad de Guadalajara se impone, y ninguna autoridad, advierte, puede voltear la mirada a otro lado. "La contundencia de los hechos te demuestra que en ocasiones tomas una decisión y la tienes que cambiar, porque el mantenerte en esa solo generas un mayor perjuicio".

Tras una reunión privada con el gobernador Aristóteles Sandoval, el funcionario federal firmó el convenio. Después concedió una rueda de prensa, y en ella dijo que el "principal preocupado" en el debate de la Presa El Zapotillo es el jefe del Ejecutivo en la Entidad, "pero lamentablenente no hay alternativa".

Su argumento: el derecho universal al agua. Principio contra el cual "se estaría atentando" si las autoridades no garantizan un caudal adicional de agua a la ciudad, a través de la "única" fuente de abastecimiento alterna: el Río Verde.

"No hay actividad humana que no tenga consecuencia en el medio ambiente", dijo antes, para enseguida acotar que la labor de la autoridad es ver qué hacer para que esas decisiones "tengan el menor impacto".

Defiende el argumento técnico, que considera "contundente".

"¿Qué opinan si Guadalajara se queda sin agua? ¿Ya vieron (el Lago de) Chapala? (...) ¿Quién tiene una mejor solución? Si alguien la tiene se la compro ahorita. No podemos dejar a una ciudad de la importancia de Guadalajara sin agua. Así de fácil".

Indemnizaciones, ya contempladas para habitantes de "Temaca"

No hay viraje en la estrategia. Cada monumento que deba ser extraído de Temacapulín y requiera ser preservado, se retirará "piedra por piedra".

Esa es la solución que dieron las autoridades a los pobladores desde la administración pasada, y hoy se vuelve a presentar en voz del titular de la Semarnat, instancia supervisora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

"Hay bases jurídicas para decir: si alguien se ve afectado por una acción de gobierno se le tiene que dar la indemnización que marca la Ley (...) sin duda eso vamos a tener que hacer", dice Juan José Guerra Abud, quien ha sido puesto sobre aviso de cada detalle en Temacapulín.

"Sé que hay un templo que hay que mover piedra por piedra, porque es una joya arqueológica (sic); se va a mover piedra por piedra . Sé que hay un balneario que costó 'x' pesos hacerlo, pues habrá que rehacerlo en otro lugar. Sé que hay gente que va a perder parte de su patriomonio, bueno, pues habrá qué resarcirle esa parte de su patrimonio".

Destaca que tanto Conagua como el Gobierno del Estado "han respetado todas las disposiciones jurídicas que se han emituido sobre el tema El Zapotillo", pero la realidad es que "Guadalajara se está quedando sin agua y el problema es que día con día se va a agravar esta situación". Para ello, ejemplifica con los tandeos que aplicará el SIAPA en la ciudad hasta que comience el temporal.

FRASES:

"No hay duda que lo que tenemos que hacer es juntarnos: Gobierno Federal, Gobierno del Estado, gobiernos municipales y pobladores, y sentarnos a platicar para ver la solución técnica que nos están dando los técnicos y poder hacer que el abasto de agua para Guadalajara se pueda llevar a cabo reduciendo al mínimo posible las consecuencias a otros sectores".

"En Guadalajara hay cinco millones de habitantes, y aquí se verían afectados 300. Nadie quiere afectar ni a 300 ni a ningún habitante, pero insisto: ¿qué otra opción se tiene para Guadalajara? Los técnicos lo que nos dicen es que no hay otra opción". Juan José Guerra Abud, titular de Semarnat.