4.4.14

CHAPALA LAKE...

Reglamento firmado por EPN ordenará uso del agua en cuenca Lerma-Chapala

• Normará el almacenamiento en pequeñas presas hasta ahora no reguladas; el nivel de Chapala no podrá bajar de 25%Sergio Hernández Márquez.-
El gobierno federal publicará en el diario oficial el Reglamento de la Cuenca Lerma-Chapala, documento mediante el cual se dará certidumbre a la distribución del agua que escurre en esta región del país que abarca parte del estado de México, Querétaro, Michoacán, Guanajuato y Jalisco.
El presidente Enrique Peña Nieto firmó ya el decreto respectivo, el 27 de marzo, por lo que sólo falta que se publique en el Diario Oficial de la Federación, lo que pudiera ocurrir en cualquier momento.
El director de la Comisión Estatal del Agua del Estado de Jalisco, Felipe Tito Lugo Arias, dio a conocer esta información al sesionar el Consejo Académico del Agua.
Con este reglamento, explicó, el convenio de distribución de agua que está vigente desde el año 2005 queda en un segundo plano debido a que el reglamento es un documento legal, y el primero un convenio de buena voluntad para el reparto del líquido.
Uno de los beneficios que tendrá el reglamento es que va a regular el almacenamiento en muchas pequeñas presas de la cuenca que no estaban incluidas en el acuerdo de distribución ahora vigente, por lo que en adelante su almacenamiento estará condicionado al nivel que tenga el Lago de Chapala, que no deberá estar por debajo de dos mil millones de metros cúbicos, o sea al 25% de su capacidad, ya que de lo contrario se deberán enviar volúmenes de agua de estos embalses.
Crisis a la vista
Durante el último ciclo, el Lago de Chapala bajó 1.45 metros en el estiaje y recuperó 97 centímetros en el temporal de lluvias, generando un déficit. Hoy se encuentra al 41% de su capacidad total.
“Es un simple ejercicio de sumas y restas y se puede decir que en tanto no tengamos una recuperación del lago del orden 1.50 no podremos contener el equilibrio porque año con año vamos a la baja en Chapala”, advirtió.
“Si en los próximos dos años, 2015 y 2016, se comporta el temporal de la misma forma que en los últimos tres años, pasará a etapa de crisis”.
Por ello señala la importancia del reglamento de la cuenca Lerma Chapala.
“En los próximos dos años puede pasar que con todo y el convenio tendremos un lago de apenas mil 480 millones de metros cúbicos. Abajo de dos mil la concentración de contaminantes es peligrosa o por lo menos no es recomendable (para el consumo de agua hacia la Zona Metropolitana de Guadalajara)”.
Recordó el asunto de los tandeos que iniciaron en el Siapa, para racionar el consumo en la ciudad, y  Felipe Tito Lugo aprovechó también el contexto para pedir a los representantes de las universidades, reunidos en el Consejo Académico del Agua, que repliquen esta información en las universidades “porque se requiere de forma urgente una fuente alterna de agua”.
En la actualidad, recordó, la ciudad consume cinco mil 500 litros de agua por segundo de Chapala, tres mil de un sistema de pozos y mil de la Presa Calderón, ubicada en Acatlán.
“No basta la cultura del agua, falta adelantarnos, prever los próximos años. Cuando inició el descenso del agua en 1978 inició el proyecto La Zurda-Guadalajara, que era la presa Calderón y el acueducto, la segunda etapa sería la presa El Salto con 80 millones de metros cúbicos terminada desde 1991 y desde esa fecha nos opusimos al sistema El Purgatorio”, mencionó.
Ahora mismo el gobierno estatal construye la Presa El Purgatorio, sobre el Río Verde, para dotar de agua adicional a la Zona Metropolitana de Guadalajara