5.4.14

EL ZAPOTILLO...

Conagua analiza altura de El Zapotillo

El Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, señaló que la decisión de preservar la altura de la represa en 80 metros es 'inamovible
  • El futuro de Temacapulín sigue en duda
  • Este mes la cortina alcanzará los 80 metros de altura; la Federación buscará diálogo con el Gobierno del Estado para definir el proyecto
GUADALAJARA, JALISCO (05/ABR/2014).-  La hora de la Presa El Zapotillo llegó para la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Gobierno de Jalisco. Este mes la cortina de la estructura, que al incrementar su nivel de almacenamiento dejará bajo las aguas del Río Verde a los poblados de Acasico, Palmarejo y Temacapulín, finalmente alcanzará los 80 metros de altura.

Los primeros dos núcleos de población están destinados a la inundación; de hecho, la delegación local de la Conagua, que aún analiza la altura final del embalse, ya reubica a sus habitantes. Temacapulín es el poblado cuyo futuro sigue en duda, pues su salvación depende de que el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas vea viable alguna de las 18 alternativas sugeridas por Jalisco.

El gobernador no da marcha atrás: la decisión tomada desde el año pasado es, dijo ayer, “inamovible”. Aristóteles Sandoval aceptará dialogar con la Federación, cuyo Comité concluirá en menos de “20 o 30 días” si acepta o no la construcción de dos diques para evitar que el poblado quede bajo el agua, pero el jefe del Ejecutivo insiste en que defenderá una cortina a 80 metros.

No obstante, y mientras la Conagua asegura que para aumentar la altura sí es necesaria la firma del gobernador, éste replica que sólo la dependencia federal debe “decidir, definir y dirimir” el tema.

El delegado José Elías Chedid advierte que habrá complicaciones en la preservación de “Temaca” al instalar los diques, pues el agua pluvial y la de residuo deberán salir del poblado a través de bombas (el núcleo de población quedaría al fondo de una especie de “olla”) y los responsables de esos equipos deben garantizar un perfecto funcionamiento; cualquier falla significaría un riesgo.

En tanto no haya un acuerdo entre ambas instancias la represa permanecerá en 80 metros, lo cual, además de dar poco alivio a los pobladores, significa una penalización por “cientos de millones de pesos” para todos los involucrados, por incumplir un contrato que se firmó con la constructora La Peninsular para que la presa llegue a 105 metros, con el fin de dar más agua a Guadalajara.

La Comisión Estatal del Agua pronosticó que para 2016 el Lago de Chapala (cuyo estatus incide en el abasto de líquido para seis de cada 10 habitantes de la ciudad) atravesará una “crisis” que lo llevaría a una quinta parte de su capacidad. Aristóteles Sandoval está al tanto y, aunque defiende una cortina baja —que almacenaría menos de la mitad de agua—, deja la decisión a la Conagua: “Hay complicaciones en el Lago de Chapala; el clima no nos está ayudando en nada y es un tema en el que esperamos que defina la Federación cuál es la postura”.