22.4.14

EL ZAPOTILLO...


Inundar Temacapulín es un 'genocidio disfrazado'

La Presa el Zapotillo, tendrá una altura de 105 metros, lo que implicará la inundación de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.
  • 'Nadie tiene facultad para decidir el destino de nuestro pueblo', protestan
  • Movimiento de Defensa ratifica lucha para salvar a la comunidad alteña
GUADALAJARA, JALISCO (22/ABR/2014).- No es un simple proceso de reubicación para garantizar suficiencia de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara: construir la Presa El Zapotillo a una altura de 105 metros es un “genocidio” y ha sido “disfrazado de una crisis hídrica” en Jalisco y su ciudad capital.

El comité en defensa de los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, las tres localidades alteñas que serán inundadas por el embalse que se construye en el municipio de Cañadas de Obregón, sostiene que ninguna autoridad, ni estatal ni federal, tiene facultad para decidir sobre el futuro de sus pueblos.

Además, el frente unido contra la presa —que, de acuerdo con las autoridades, garantizará abasto a la zona de Los Altos, a León, Guanajuato, y a la ciudad de Guadalajara— llama a todos los movimientos en defensa de la preservación de los pueblos a unirse en la lucha por “Temaca”.

La oposición, dice el frente de resistencia a través de un comunicado, será permanente y auxiliada por “el Señor de la Peñita” y la “Virgen de los Remedios”.

“No nos dará la espalda y aquí hoy frente a él ratificamos nuestra fe, la defensa de nuestra comunidad y de nuestro patrimonio religioso. Así como en otras épocas, es momento de sacar la casta alteña para defender lo que por derecho nos corresponde: nuestra religiosidad y sitios sagrados”.

Defiende también que la oposición al proyecto —que tendrá un costo superior a los 13 mil millones de pesos— no ha sido sólo eso, sino que ha contribuido a la demanda de una mejor gestión de agua para Jalisco.

“Los gobernantes que van y vienen no han aceptado nuestras razones ni nuestras propuestas. Por eso, hoy, ante las amenazas de un desalojo forzoso, invocamos la protección del Señor de la Peñita y de la Virgen de los Remedios. Nuestra lucha está sustentada en nuestra fe y la doctrina social de la Iglesia Católica, basada en la protección de los derechos humanos de todas y todos sus feligreses”.

Con o sin el apoyo de las autoridades eclesiásticas, sostiene el Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, la lucha por salvar de la inundación a “Temaca” continuará.

El pasado 11 de abril, el Gobierno federal informó que rechazó todas las alternativas sugeridas por el de Jalisco para dotar de agua a la ZMG, Los Altos y León, mientras que la Presa El Zapotillo ya rebasó los 80 metros de altura.

“GENOCIDIO”
Según el Diccionario


El Diccionario de la Real Academia Española define genocidio como “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”.

REPARTO DEL AGUA
Gobernador promete combatir abusos


El Gobierno de Jalisco no permitirá abusos de parte de otros estados por el uso del agua que se repartirá de la Presa El Zapotillo, aseguró el titular del Ejecutivo, Aristóteles Sandoval Díaz.

Señaló que el equipo de seguimiento que la autoridad envió a la región de Temacapulín buscará dialogar con cada uno de los pobladores y despejar sus inquietudes en cuanto a los beneficios que traerá la presa y cómo se aprovechará el agua del Río Verde, que deberá dotar de agua suficiente a la Zona Metropolitana de Guadalajara y Los Altos de Jalisco.

“Manifiesto con mucha claridad y determinación: en nuestro Gobierno vamos a defender que el agua sea para los jaliscienses, que no haya abusos ni excesos por parte de otros estados”.

También dijo que el Gobierno del Estado tendrá un acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, para que las aguas del Río Verde beneficien en mayor cantidad a los jaliscienses: 5.3 millones de personas en la ZMG y más de medio millón en Los Altos.

El Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo ha señalado que rechazarán el diálogo con ningún representante del Ejecutivo que no sea el gobernador. Ayer, Sandoval omitió comentar si asistirá pronto al pueblo; dijo que la mesa que se instaló en la zona primero debe conocer la realidad técnica, para después tener un posicionamiento de su parte.

“Necesitamos seguir atendiéndolos uno por uno para conocer cuál es su expectativa; no se había hecho esto, porque nosotros teníamos un compromiso”, recordó, antes de señalar que ahora hay información, “estudios geológicos de que podemos poner en riesgo la vida de pobladores; no voy a arriesgar una sola vida”.