28.10.14

BASUREROS SIN RIENDA...

Detectan cadmio, cianuro, plomo y cromo; cuatro arroyos en riesgo
Confirman filtración de tóxicos en dos basureros de Zapopan
Foto
Los basureros de Picachos y Hasars vierten sus lixiviados en el río Milpillas, lo que afecta a poblados aledaños que utilizan el agua para consumo humano, la agricultura y la ganaderíaFoto cortesía de la UdeG
Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Guadalajara, Jal., 19 de octubre.
Investigadores de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) Occidente confirmaron la contaminación que los basureros de Picachos y Hasars provocan al río Milpillas, denunciada desde hace una década por pobladores de comunidades rurales de Zapopan.
Los especialistas detallaron que los lixiviados que llegan al Milpillas contienen cadmio, que es cancerígeno, lo cual es prueba suficiente para actuar, pero además se ha detectado cianuro, arsénico, plomo y cromo, los cuales llegan a los cuerpos de agua cercanos.
Los arroyos contaminados abastecen sembradíos de frutas y hortalizas, además de criaderos de reses y cerdos en Huaxtla, Milpillas, San Lorenzo e Ixtacatán, entre otras conunidades.
Los habitantes de estos poblados han denunciado en reiteradas ocasiones que el mal manejo de los lixiviados en los basureros ubicados al norte de Zapopan contamina los cuatro arroyos que se unen al Milpillas.
Los investigadores de la UdeG y el Ciesas intervinieron a solicitud de los lugareños, quienes aseguran que en el basurero privado Hasars se descarga basura en la ladera norte del cerro de Picachos, lo que además de ser ilegal ha provocado deforestación y contaminado un arroyo.
El vertedero fue concesionado por el ayuntamiento de Zapopan a la empresa Hasars, que, según los inconformes, rebasa el perímetro autorizado por las autoridades.
Gerardo Bernache, del Ciesas, dijo que las descargas se realizan en la parte posterior del sitio para “ocultar lo que a todas luces es irregular.
Nuestra hipótesis es que los lixiviados bajan por infiltración hasta el río Milpillas, tributario del Santiago. La Comisión Estatal del Agua ha detectado cadmio, uno de los principales metales que producen el cáncer, alertó.
Ni los aspersores para acelerar la desintegración de la basura en Hasars ni la planta de tratamiento instalada en 2012 en Picachos han impedido que millones de litros de lixiviados lleguen a los cuerpos de agua en esa zona de la barranca de Huentitán.

EL ZAPOTILLO...

Cortina alta de El Zapotillo funcionará en 2018

Se espera que la construcción termine en tres años. NTX / ARCHIVO
  • La represa estará lista a una altura de 105 metros
  • Confirma Conagua Jalisco que el Estado sí está a cargo de la reubicación en 'Temaca'
GUADALAJARA, JALISCO (24/OCT/2014).-Porque los procedimientos judiciales en curso para evitar el incremento en la altura de la cortina de la Presa El Zapotillo "no pueden llegar" hasta el 2018, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) afirma que llegada esa fecha, el embalse que abastecerá con 5.6 metros cúbicos de agua para la ciudad de Guadalajara estará funcionando a totalidad.

El delegado en cuenca, José Elías Chedid Abraham, afirma que la represa estará lista, a una altura de 105 metros, antes de que la derivadora El Purgatorio comience a funcionar. "Antes que esté funcionando el abastecimiento que tiene el (proyecto de asociación) público privado (...) Antes de tres años sí terminamos El Zapotillo, con toda la certeza. Para el agua que requiere Guadalajara, con toda la certeza".

Rehusa hablar a detalle de los procedimientos judiciales en curso, pues tanto los dos que ya revisa la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como los resolutivos con carácter definitivo del Juzgado Primero de Distrito, son seguidos por la Subdirección General Jurídica de Conagua: en las oficinas centrales de esa dependencia.

"Lo que sí estoy seguro es que se va a resolver. El tiempo (que demore) no sé, porque no soy especialista en cuestiones jurídicas (...) Ese tema tendría que dejar que se resuelva en el interés que tenga que hacerse".

Dice que el tiempo que ha permanecido sin cambios la altura de la cortina no significa un gasto cuantioso, sino una inversión detenida porque si bien se avanza en otros apartados del proyecto, es su crecimiento el punto que mayor inversión demanda. "No me preocupa, pero sí me ocupa. Se preocupa el que no hace nada y yo sí estoy haciendo. Vamos a hacer las cosas bien".

Detalla que la reubicación de dos de los tres poblados (Palmarejo y Acasico) marcha bien: ya en diciembre comienza la construcción de un nuevo desarrollo, fuera del área que inundará El Zapotillo. Pero sobre Temacapulín, pide que sea la Comisión Estatal del Agua (CEA) la instancia que ventile la cifra actual de convenios.

Cuando inició la administración de Aristóteles Sandoval, el Gobierno del Estado aseguró que no estaba en absoluto involucrado con el proyecto, pues éste quedaba a cargo únicamente de Conagua. Hoy Conagua afirma que la reubicación de Temacapulín "sigue a cargo de la Comisión Estatal del Agua de Jalisco".

Respecto a la continuidad de obras en la cortina, Elías Chedid confía que el tema se desahogará. "Hay tiempo para que todo se resuelva y para que cuando tenga que llegar el agua, llegue. Tampoco hay que tirarse al suelo a llorar. Lo que sí es evidente es que no hay otra fuente de abasto para Guadalajara, hoy, que el Río Verde".

A manera de paliativo para el abasto de agua de la ciudad, Conagua permitió al Gobierno del Estado perforar 22 nuevos pozos. Éstos permitirán que llegue a la ciudad un metro cúbico (mil litros) por segundo, suficientes para evitar nuevos tandeos en tanto comienza a llegar agua desde el Verde

EL ZAPOTILLO...

Comienza construcción del Acueducto El Zapotillo


El director general de Conagua celebró el inicio de actividades. TWITTER / @David_Korenfeld

  • Según el plan de obra, en 36 meses quedará concluida la red
  • El arranque de obras ocurre en Guanajuato; prometen beneficiará a 1.45 millones de personas
GUADALAJARA, JALISCO (27/OCT/2014).- El primer metro de los 140 kilómetros que medirá el Acueducto que permitirá encauzar el agua del Río Verde almacenada en la Presa El Zapotillo, hacia la ciudad de León, en Guanajuato, y Los Altos de Jalisco, finalmente se colocó hoy... en la Entidad vecina.

El evento ocurrió en Guanajuato, y a él acudió el director general de la Conagua (Comisión Nacional del Agua), David Korenfeld Federman, quien junto con el gobernador de Guanajuato, Manuel Márquez, celebró el inicio de actividades. Según el plan de obra, en 36 meses quedará concluida la red que abastecerá a la ciudad de León y a 14 municipios de Jalisco.

No obstante, "se buscará la forma de concluirlo antes", según el delegado de la Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico, José Elías Chedid Abraham, quien informó que los primeros dos frentes de obra (Guanajuato y El Zapotillo) serán atendidos en 90 días. En año y medio ya estarán iniciados los trabajos en todos los puntos de conexión.

"La inversión supera los siete mil millones de pesos, aportados por Banobras a través del Fondo Nacional de Inversiones, y por el concesionario del proyecto", informó la Conagua a través de un comunicado, en el que también se precisa que a este punto sólo se ha liberado "más del 65 por ciento de los terrenos por donde pasará la línea de conducción y las obras complementarias".

Según la información ventilada, el servicio será prestado durante 25 años por una empresa privada.

Ésta firma se encargará de suministrar hasta tres mil 800 litros por segundo de agua en bloque a la ciudad de León, y mil 800 litros por segundo más a la región de Los Altos.

"La empresa elaborará el proyecto de ingeniería, construcción, equipamiento, operación, conservación y mantenimiento de la infraestructura del acueducto". Consta, agrega, de un ducto de 140 kilómetros, además de dos plantas de bombeo, una potabilizadora, un tanque regulador, un macrocircuito distribuidor de 44 kilómetros y 10 sitios de entrega, de nuevo, en la ciudad de León.

Las localidades de Jalisco que, afirma Conagua, se beneficiarán con esta obra, son: Cañadas de Obregón, Yahualica, Mexticacán, Jalostotitlán, San Miguel El Alto, San Julián, Encarnación de Díaz, San Juan de Los Lagos, San Diego de Alejandría, Lagos de Moreno, Unión de San Antonio, Teocaltiche, Valle de Guadalupe y Villa Hidalgo.

Davis Korenfeld dijo que más de un millón 450 mil habitantes de ambas entidades tendrán asegurado el acceso al líquido después de que la obra concluya. "El acueducto Zapotillo será una de las obras de mayor envergadura en el país".

21.10.14

BASUREROS SIN RIENDA...

Guadalajara
La contaminación del arroyo Milipillas y otros cuatro riachuelos que atraviesan la ladera norte del cerro de Picachos y cruzan los poblados de Huaxtla, Milpillas, San Lorenzo e Ixcatán en el municipio de Zapopan es evidente. Los habitantes de las poblaciones han demandado desde hace una década que dichas afectaciones se originan por  la descarga de lixiviados en los vertederos de Picachos y Hasars.
Tras la petición de los habitantes de estas poblaciones, académicos de la Universidad de Guadalajara y del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) realizan un estudio en el que trazan mapas para identificar la magnitud de la contaminación así como estudios que documenten el impacto social y de salud que están provocando dichos basureros.
“Si se está haciendo (la descarga) por la parte posterior del sitio de disposición final, es porque se quiere ocultar o que no esté tan a la vista. Antes, la descarga era por el frente, la parte que comparten con Picachos, ahora lo hacen por la parte posterior y están afectando cauces que son subsidiarios del arroyo grande de Milpillas y cuyas descargas son a todas luces irregulares”, afirmó Gerardo Bernache, académico del CIESAS Occidente y especialista en el tema desde hace más de una década. De acuerdo al estudio, los lixiviados se originan por la descomposición de productos orgánicos, plásticos y dispositivos electrónicos. Estos se componen de cianuro, arsénico, plomo, cadmio, cromo y demás sustancias que se filtran al subsuelo y con las lluvias llegan hasta los cuerpos de agua cercanos “Nuestra hipótesis es que son los lixiviados que por infiltración van bajando y llegan al Milpillas que es tributario del río Santiago. La Comisión Estatal del Agua tiene identificada la presencia del cadmio, que es uno de los principales metales que producen el cáncer (…) y con eso ya hay prueba suficiente para actuar”, dice.
La problemática aumenta en tiempos de lluvias porque los contenedores de lixiviados se desbordan. Además que ni los aspersores para acelerar la desintegración de la basura en Hasars, ni la planta de tratamiento instalada en 2012 en Picachos son útiles para evitar que millones de litros de lixiviados lleguen al arroyo Milpillas y otros cuatro riachuelos, cuyos cauces se unen al río Santiago, unos kilómetros abajo de la barranca.
“Hemos hecho visitas y nos han comentado que la planta trabaja nada más ocho horas; hay casos en los que venimos y la planta está parada por alguna falla, que la tienen en reparación o a veces no tienen insumos para hacer el proceso de operación”, explicó Alejandro Mercado, habitante de Huaxtla.

20.10.14

BASUREROS SIN RIENDA...

Denuncian vertedero ilegal en ladera norte del Picachos

guen
o

Advierten que el vertido de basura se hace fuera de los límites que la empresa tiene permitido. ESPECIAL / A. Arechiga
  • Advierten que la empresa Hasars descarga basura de forma irregular
  • La UdeG y el CIESAS Occidente realizan estudios en la zona
GUADALAJARA, JALISCO (19/OCT/2014).- A petición de habitantes de los pueblos cercanos a la barranca del Río Santiago, la Universidad de Guadalajara (UdeG) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Occidente realizan mapas para identificar la magnitud de la contaminación y estudios que documenten de manera científica el impacto social y de salud que están dejando allí los rellenos sanitarios.

Los vecinos de la barranca advierten que la empresa Hasars descarga basura de forma irregular en la ladera norte del cerro de Picachos, cercano a la carretera a Colotlán, que ha provocado deforestación y la contaminación del riachuelo que lo atraviesa.

Advierten que el vertido se hace fuera de los límites que la empresa tiene permitido para utilizar como relleno sanitario, cuya concesión le fue otorgada por el Ayuntamiento de Zapopan.

Por su parte, Gerardo Bernache, académico del CIESAS Occidente y especialista en el tema desde hace más de una década, afirma que “Si se está haciendo (la descarga) por la parte posterior del sitio de disposición final, es porque se quiere ocultar o que no esté tan a la vista. Antes, la descarga era por el frente, la parte que comparten con Picachos, ahora lo hacen por la parte posterior y están afectando cauces que son subsidiarios del arroyo grande de Milpillas y cuyas descargas son a todas luces irregulares”.

La empresa privada Hasars y el relleno sanitario del municipio zapopano Picachos, reciben cerca de dos y media toneladas diarias de desperdicios sólidos, provenientes de distintos puntos de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Desde hace casi una década los pobladores de Huaxtla, Milpillas, San Lorenzo, Ixcatán y otros pueblos han señalado a Picachos y Hasars como responsables del deficiente manejo de los jugos que genera la basura, conocidos como lixiviados y que contaminan cuatro riachuelos, que se unen al arroyo grande Milpillas.

La descomposición de los productos orgánicos, los plásticos y los dispositivos electrónicos que llegan hasta este sitio generan “jugos” que contienen cianuro, arsénico, plomo, cadmio, cromo y otras sustancias que se filtran al subsuelo y, con las lluvias, llegan hasta los cuerpos de agua cercanos, según estudios académicos y los encargados por los habitantes de esa región.

“Nuestra hipótesis es que son los lixiviados que por infiltración van bajando y llegan al Milpillas que es tributario del río Santiago. La Comisión Estatal del Agua tiene identificada la presencia del cadmio, que es uno de los principales metales que producen el cáncer (…) y con eso ya hay prueba suficiente para actuar”, dice.

Ni los aspersores para acelerar la desintegración de la basura en Hasars, ni la planta de tratamiento instalada en 2012 en Picachos son útiles para evitar que millones de litros de lixiviados lleguen al arroyo Milpillas y otros cuatro riachuelos, cuyos cauces se unen al río Santiago, unos kilómetros abajo de la barranca.

“Hemos hecho visitas y nos han comentado que la planta trabaja nada más ocho horas; hay casos en los que venimos y la planta está parada por alguna falla, que la tienen en reparación o a veces no tienen insumos para hacer el proceso de operación”, explicó Alejandro Mercado, habitante de Huaxtla.

Aunque la gente dejó de tomar agua directamente del arroyo Milpillas, algunas reses beben ahí o el agua es utilizada para la producción de legumbres o frutales que se venden dentro y fuera de esos pueblos, por lo que los especialistas advierten que los efectos llegarán tarde o temprano a quienes viven a kilómetros del veredero.

“Si una vaca abreva regularmente de los lixiviados y después se sacrifica para venderla como carne, la carne se puede quedar allá en alguno de los pueblos, pero también se puede traer acá, pueden vender ese animal al rastro y terminar en nuestra mesa. No todos lo que se produce ahí es consumido en ese lugar, también lo consumimos en la ZMG”, advirtió Bernache.

BASUREROS SIN RIENDA...

ntoxica tiradero Picachos afluentes del Río Santiago
OBSÉRVESE una descomunal montaña de basura que no es procesada por la lentitud de la planta. Dicha basura manda al subsuelo miles de litros de lixiviados.
El Occidental


Rosario Bareño Domínguez/El Occidental

GUADALAJARA, Jalisco(OEM-Informex).- Pobladores denuncian vertedero ilegal en el cerro de Picachos, por lo que la Universidad de Guadalajara y el CIESAS Occidente trabajan en mapas para documentar científicamente la contaminación.

"Si se hace (la descarga) por la parte posterior del sitio de disposición final, es porque se quiere ocultar o que no esté tan a la vista. Antes la descarga era por el frente (la parte que comparten con Picachos), ahora lo hacen por la parte posterior y están afectando cauces que son subsidiarios del arroyo grande de Milpillas y cuyas descargas son a todas luces irregulares", afirmó Gerardo Bernache, académico del CIESAS Occidente y especialista en el tema desde hace más de una década.

La empresa privada Hasars y el relleno sanitario del municipio zapopano Picachos, reciben cerca de dos y media toneladas diarias de desperdicios sólidos provenientes de distintos puntos de la Zona Metropolitana de Guadalajara, informó. 

Los pobladores de Huaxtla, Milpillas, San Lorenzo, Ixcatán y otros pueblos han señalado a Picachos y Hasars como responsables del deficiente manejo de los jugos que genera la basura, conocidos como lixiviados y que contaminan cuatro riachuelos, que se unen al arroyo grande Milpillas y esto lo han hecho desde hace 10 años. 

El especialista añadió "nuestra hipótesis es que son los lixiviados que por infiltración bajan y llegan al Milpillas que es tributario del Río Santiago. La Comisión Estatal del Agua tiene identificada la presencia de cadmio, que es uno de los principales metales que producen cáncer (...) y con eso ya hay prueba suficiente para actuar".

La descomposición de los productos orgánicos, los plásticos y los dispositivos electrónicos que llegan hasta este sitio generan "jugos" que contienen cianuro, arsénico, plomo, cadmio, cromo y otras sustancias que se filtran al subsuelo y, con las lluvias, llegan hasta los cuerpos de agua cercanos, según estudios académicos y los encargados por los habitantes de esa región.

Ni los aspersores para acelerar la desintegración de la basura en Hasars, ni la planta de tratamiento instalada en 2012 en Picachos son útiles para evitar que millones de litros de lixiviados lleguen al arroyo Milpillas y otros cuatro riachuelos, cuyos cauces se unen al río Santiago, unos kilómetros abajo de la barranca.

Puntualizó que han hecho visitas y les han comentado que la planta trabaja nada más ocho horas; hay casos en los que venimos y la planta está parada por alguna falla, que la tienen en reparación o a veces no tienen insumos para hacer el proceso de operación, explicó Alejandro Mercado, habitante de Huaxtla.

El problema se agrava en tiempos de lluvia cuando los contenedores de lixiviados se desbordan y el agua negra y contaminada corre más rápido. Aunque la gente dejó de tomar agua directamente del arroyo Milpillas, algunas reses beben ahí o el agua es utilizada para la producción de legumbres o frutales que se venden dentro y fuera de esos pueblos