30.5.14

UN SALTO DE VIDA...

Premio Ariel “reactivará” la defensa del Río Santiago

Ignacio Pérez Vega.- El premio Ariel en su edición 56 al mejor corto documental para Un Salto de Vida, que ganó el cineasta Eugenio Polgovsky,Ignacio Pérez Vega.- El premio Ariel en su edición 56 al mejor corto documental para Un Salto de Vida, que ganó el cineasta Eugenio Polgovsky, servirá para que los ojos de la opinión pública volteen de nuevo a ver la contaminación que se vive a diario en el Río Santiago, a la altura de los poblados de El Salto y Juanacatlán, consideró Enrique Enciso, representante del grupo Un Salto de Vida.
La distinción se entregó a Polgovski la noche del martes en el Palacio de Bellas Artes, por el corto documental producido por Greenpeace, con duración de tres minutos y medio y puede verse en la página http://www.greenpeace.org/mexico/es/.
Cuando le entregaron la estatuilla, Polgovsky tomó el micrófono y le dio las gracias a la familia Enciso, de quienes dijo, “son un ejemplo para México” y pidió poner atención a los efectos dañinos que tiene la contaminación del río, sobre todo en su paso por el corredor industrial cercano a Guadalajara.
Un Salto de Vida narra el testimonio de la familia Enciso, quienes por más de 30 años se han dedicado a luchar contra la indiferencia de las autoridades y de las empresas que descargan sustancias químicas y tóxicas en el río Santiago. “Es el grito de esperanza de Enrique, Graciela y Sofía, que no se han resignado a que sus vecinos, familiares y amigos vivan con esta amenaza a su salud”, estableció Greenpeace.
El grupo ambientalista dijo que la distinción entregada por la Academia Mexicana de las Artes y Ciencias Cinematográficas a Eugenio Polgovsky, permitirá que la historia de El Salto llegue a más personas y se haga conciencia sobre la importancia de la lucha ciudadana por ríos limpios.
“Es muy alentador para los habitantes de los pueblos. El reconocimiento es para la gente que vive en los pueblos, nosotros no somos más que los demás, mucha gente participó”, refirió Enrique Enciso.
Además dijo que los problemas de contaminación persisten y no hay alivio para los pobladores de Juanacatlán y El Salto, pese a que está en operación la planta de tratamiento de El Ahogado. La prueba es que con la primera lluvia fuerte que cayó hace tres días, la planta tratadora se vio rebasada y no “limpió” todas las aguas. Incluso, aguas adelante de la planta, el canal estaba lleno de espuma contaminante, lo que pone en evidencia la insuficiencia de esa instalación.
Según el entrevistado, está comprobado que la planta de tratamiento sólo limpia desechos orgánicos. Se colocó un sensor que detecta los desechos químicos y cuando éstos llegan a la planta, se suspende su actividad y deja de operar.