13.5.14

PARA VARIAR...

Semadet mide, pero no reporta el contaminante más peligroso

Autoridades señalan que seis de las 10 estaciones de monitoreo ya cuentan con equipo para medir el PM2.5.
  • El estudio de la OMS registró una partícula llamada PM2.5
  • Un estudio de la OMS pone al descubierto la falta de actualización en el sistema de monitoreo ambiental de Jalisco
GUADALAJARA, JALISCO (13/MAY/2014).- Un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud, en donde enlista las ciudades con mayores índices de contaminación atmosférica, dejó al descubierto el atraso del actual sistema de monitoreo ambiental de Jalisco, pues el principal y más riesgoso contaminante que la institución midió en su evaluación aún no se reporta en el Estado.

Se trata de las partículas suspendidas de 2.5 micras (PM2.5),  un contaminante fino que desprende la quema de combustibles sólidos en fuego directo, tales como el carbón y la madera, que resultan ser los más peligrosos debido a que por su microscópico tamaño se infiltran directamente a los pulmones, ocasionando enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Incluso se filtran en los cubrebocas tradicionales.

En 2012 la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Semades, ahora Semadet) afirmó que se invertirían 17 millones de pesos para modernizar las 10 estaciones del Sistema de Monitoreo Atmosférico de Jalisco (SIMAJ) y poder medir las PM2.5 y radiación ultravioleta.

De acuerdo con Adriana Villavicencio, directora de Programas y Proyectos Ambientales y responsable del SIMAJ, actualmente seis de las 10 estaciones de monitoreo ya cuentan con el equipo necesario para medir el PM2.5, sin embargo, sus resultados aún no son confiables dado que no están validados por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), por lo que no los publican ni los toman en cuenta para decretar contingencias ambientales.

Las 10 estaciones únicamente miden las partículas suspendidas de fracción respirable (PM10) y el ozono (O3), así como la radiación ultravioleta. Con base en ello calculan el Índice Metropolitano de Calidad del Aire (IMECA).

Según Villavicencio, si el INECC lo certifica, en agosto estarían en condiciones de publicar los primeros registros de PM.2.5 en la metrópoli, aunque solamente sería en 60% de las estaciones.