28.5.14

EL ZAPOTILLO...

Quién es quién en Temacapulín

Avanza. La cortina de El Zapotillo, proyectada a 105 metros, continúa construyéndose.
  • Los actores que se suman a la defensa de Temaca
  • Más de una veintena de organizaciones sociales se han unido para la “defensa” de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, por ahora el debate sobre la presa está en los tribunales
GUADALAJARA, JALISCO (28/MAY/2014).- Temacapulín lleva prácticamente un lustro siendo el centro de las luchas de distintas organizaciones sociales en Jalisco. Desde el Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario (IMDEC) hasta el Movimiento Mexicano de Afectad@s por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER) o incluso el Frente Amplio a Favor del Derecho del Agua y su Privatización. En la actualidad existen una serie de organizaciones sociales y civiles que se han puesto a la orden de los cientos de habitantes de Temacapulín que se encuentran en proceso de reinstalación debido a que la decisión del Gobierno Federal es inundar el pueblo para dotar de agua a las ciudades de León y Guadalajara, así como a la región jalisciense de Los Altos.

“Las organizaciones se acercan a Temaca como apoyo para la defensa de sus derechos y asesorarlos también en cómo protegerlos de la mejor manera. Entra todo el tema de educación popular y comunitaria, y los capacitan en distintas aristas, sirven también de interlocutores con los gobiernos” señala Eduardo Reyes Lara, defensor y activista en pro de los derechos humanos y quien ha trabajado en distintas organizaciones de la sociedad civil.

La estructura de actuación en Temacapulín, y la coordinación de organizaciones, obedece a una lógica de círculos concéntricos. En primer lugar, se encuentran los comités centrales “Salvemos Temaca”, tanto en Temacapulín como en otras ciudades importantes del país como Tijuana, el Distrito Federal o Guadalajara. También hay comités en ciudades de los Estados Unidos. Después, en segundo lugar, está el así llamado Comité de Coordinación, un espacio de intercambio de ideas entre las “organizaciones acompañantes” y que se oponen a la construcción a 105 metros de la presa de El Zapotillo.

Un eje articulador es el “Comité Salvemos Temaca”. Un grupo de pobladores, encabezados por el padre Gabriel Espinoza Iñiguez quien funge como vocero y uno de los rostros más visibles del movimiento en defensa del pueblo alteño. El sacerdote, vinculado a la izquierda dentro de la Iglesia y que ha pedido que se le reubique en el poblado (en Temaca) desde algún tiempo (se encuentra nombrado en Magdalena), lleva las declaraciones en defensa de Temaca y, en conjunto con el grupo de abogados que defienden la causa, empujan la estrategia política y jurídica para defender al poblado. Reiteradamente, en los últimos días, han pedido que se respete el amparo concedido por un juzgado federal a los defensores de Temaca. “La batalla jurídica es una de las tres estrategias que tenemos en Temaca, junto a lo político y lo social. Creemos que en la parte jurídica, al final podremos detener el proyecto” señala el propio abogado Gabriel Espinoza.

Un aspecto fundamental es la financiación de una articulación de organizaciones que llevan desde 2008 oponiéndose al proyecto. Según uno de los abogados de los habitantes de Temacapulín, Guadalupe Espinoza, la “defensa de Temaca” se financia en tres grandes rubros: los llamados “hijos ausentes” de Temaca, es decir migrantes temacapulenses, tanto a nivel nacional como en Estados Unidos y que aportan para financiar la causa; también, por las aportaciones de pobladores de Temaca y, en tercer sitio, por organizaciones que acompañan a los pobladores en la oposición. Y es que los migrantes de Temacapulín ascienden hasta “tres mil”, como señala María González. Los migrantes son los que cargan con la mayor parte de los costos de la defensa del poblado, y principalmente, los “hijos ausentes” (como son llamados en el poblado) que se fueron a la ciudad de Monterrey. En el Comité Central de Salvemos Temaca, existe una tesorería a donde llegan los recursos provenientes de distintas organizaciones afines y de migrantes.

IMDEC: trabajo interno y acompañamiento político

Uno de los actores centrales es el IMDEC. Se trata de una de las organizaciones de la sociedad civil más antiguas de nuestro país, sirve como “célula madre” del movimiento. Su relación con los pobladores de Temaca es fundamental, y plantean la estrategia de protección de los derechos comunitarios. Podemos situar a IMDEC desde dos planos: su trabajo interno con los pobladores y la articulación que hacen entre los pobladores y distintas instancias a nivel local y nacional, es decir el trabajo más “político”. “Nosotros acompañamos la lucha de los habitantes de Temaca, Acasico y Palmarejo desde 2008 y nuestra colaboración se hace desde dos ejes: el interno a través de la educación popular y la asesoría organizativa-política, y como segundo eje, la relación con instancias y comunidades locales y nacionales” señala María González de IMDEC.

Es una organización que cuenta con una vastísima red de movimientos afines, algunos con amplia penetración en distintos estados del país y otras más recientes que no tienen todavía el arraigo suficiente. “Lo importante del trabajo que realiza IMDEC es precisamente la activación de su red, una red de distintas células que defienden el derecho al agua, al desarrollo comunitario y que se solidarizan con la causa de los habitantes de Temaca” comenta Reyes Lara. IMDEC es una organización autosustentable, financieramente sólida y que trabaja en proyectos nacionales y globales, sobre todo en Centroamérica. Así, el IMDEC es fundamental para darle visibilidad, sobre todo, internacional al problema que denuncian los habitantes que aún siguen en Temacapulín.

Movimientos de afectados por represas
Otra de las grandes organizaciones que se encuentran involucradas en la defensa de Temacapulín, es el   Movimiento Mexicano de Afectad@s por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER). MAPDER es una organización de la sociedad civil que nace precisamente de la oposición a la construcción de la presa La Parota en Guerrero. Su esencia es la defensa de poblados en relación a macroproyectos que tienen afectaciones socioambientales severas y genera vínculos entre afectados por megaproyectos como el de El Zapotillo.  Aquel proyecto de La Parota era incluso más grande que El Zapotillo, ya que se proyectó a una cortina de 162 metros (el doble que el avance actual en El Zapotillo), una inundación de 17 mil hectáreas y 36 comunidades de Guerrero. Es una organización que cumplió una década el año pasado.

En el mismo sentido, existen una serie de pequeñas organizaciones, movimientos sociales y espacios de articulación de la sociedad civil, que acompañan el programa de “Salvemos Temaca” desde distintas trincheras. Está, por ejemplo, la Coalición Latinoamericana por el Derecho del Agua, la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo, la Red Latinoamericana contra Represas, sus Comunidades y el Agua o Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos. Son Organizaciones de la Sociedad Civil que no cuentan con presupuesto ni se encuentran profesionalizadas, pero que apoyan a divulgar y defender la posición de los opositores a la presa de El Zapotillo.

FRASE

"
Existe un choque claro entre dos derechos: el derecho al agua de una comunidad, pero también el derecho humano de los habitantes de Temaca"

Carlos Ramiro Ruiz Moreno,
experto en derecho

TELÓN DE FONDO
La politización de “Temaca”

Más que un tema de “aguas”, la presa de El Zapotillo se ha convertido en objeto de debate político. Una bandera que va más allá de sus virtudes y defectos, y que ha provocado que todos los partidos políticos tengan que colocarse en alguno de los lados: a favor o en contra. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) son los más firmes opositores al proyecto de El Zapotillo, los primeros a través de los diputados Raúl Vargas y Celia Fausto, y los segundos a través de Enrique Alfaro y Clemente Castañeda. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), por su lado, se ha colocado a la espera de la resolución del Gobierno del Estado, y el Partido Acción Nacional (PAN) no ha cambiado su posición: a favor de la cortina a 105 metros.

La posición del Gobierno del Estado, y más personal del gobernador Aristóteles Sandoval, es buscar soluciones intermedias para no inundar el poblado de Temacapulín. Sin embargo, la Conagua cerró cualquier posibilidad en la materia. Aunque la promesa del gobernador, con aquel tuit del 29 de enero de 2013, ha metido confusión en el debate sobre la presa.

 Difícilmente en una elección municipal como la del primer domingo de junio de 2015, en donde la más importante es la del municipio de Guadalajara, “Temaca” será un aspecto clave . Lo que sí podría ser un tema central es la provisión de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), ante la percepción de que El Zapotillo no necesariamente favorece a los habitantes de la urbe a menos altura que la cortina de 105 metros.

Las posturas: Temaca vs. Conagua

Defensores de Temaca


Sobre el convenio

Se debe reponer el proceso porque es un tema interestatal, sin importar si existen o no recursos de Jalisco.

Sobre la suspensión de la obra

Existen tres amparos, suspensiones provisionales y definitivas, que le piden a la Conagua que detenga cualquier movimiento en el “Nuevo Temaca” y superar los 80 metros de cortina.

Sobre el fondo del problema

En el fondo es un problema de derechos humanos, de desplazamiento y la Corte invalidaría la obra aludiendo al principio pro persona.

La Conagua está incurriendo en desacato.

Comisión Nacional del Agua (Conagua)


Sobre el convenio

Al no haber dinero estatal, y ya no ser un proyecto transexenal, no se necesita reponer el convenio ni pasar por el Congreso.

Sobre la suspensión de la obra

No se han rebasado los 80 metros de la cortina y los juicios continúan, ya que las suspensiones fundamentales son provisionales.

Sobre el fondo del problema

El beneficio de la obra es para millones de personas, por lo que el “interés mayor” es la construcción a 105 metros de la cortina. Aparte se reubica a los pobladores con todas las condiciones.

Sobre el desacato

No hay desacato y se están siguiendo todos los pasos necesarios para solventar los problemas jurídicos.

LA VOZ DEL EXPERTO
Chocan dos derechos por presa

Carlos Ruiz Moreno
(académico de la UdeG)

Para el experto en Derecho Constitucional de la Universidad de Guadalajara (UdeG) no hay duda: el proyecto de la presa de El Zapotillo contradice la Constitución. Se basa en el llamado “principio pro-persona”, que tiene como objetivo “buscar el mayor derecho para el individuo”, lo que no queda claro en el proyecto. “La reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011, señala claramente que en todos los casos, una política pública o proyecto deberá beneficiar a la persona por encima de todo y en el proyecto todo indica que lo primero que se beneficiarán serán empresas e industrias de Guanajuato” menciona.

Existe, agrega, un choque claro entre dos derechos, el derecho al agua de una comunidad (ciudades de Guanajuato, Los Altos y la Zona Metropolitana de Guadalajara), pero también el derecho humano de los habitantes de Temacapulín. “Claro que hay un conflicto de dos derechos, pero el derecho del agua sólo actúa en la medida en que favorece a humanos, si es para empresas se desvanece, ya que no es vital. Por lo tanto, si la Corte atiende a los principios que ha favorecido desde la Reforma Constitucional, el proyecto de El Zapotillo tendría que ser declarado anticonstitucional”.

En tercer lugar, dejó en claro que existe otra violación grave en el proceso: el ocultamiento de información. Y es que hace unos días, se reveló que el director del organismo Cuenca Lerma Chapala, guardó información importante sobre el proyecto durante seis meses. Esto comenta el académico de la UdeG. “Me parece muy grave que se haya ocultado la información, es una violación  más que clara al derecho de información que tienen los ciudadanos. Es clara responsabilidad del funcionario que ocultó la información con algún objetivo”.

LA CIFRA


16,162 millones de pesos es el costo total de El Zapotillo, según el Programa Nacional de Infraestructura

1,551 millones de pesos tiene la Conagua para reubicar a los habitantes de Acasico, Palmarejo y Temaca

189 habitantes de Temacapulín y Palmarejo restan todavía por ser reubicados

25 años lleva la discusión por encontrar una fuente adicional de agua para la Zona Metropolitana de Guadalajara

3 millones de habitantes de León, Guadalajara y Los Altos se verán beneficiadas por la presa

Sigue: #debateinformador

¿Considera que la batalla jurídica, política y social que han dado los actores en pro de Temaca pueda detener El Zapotillo con una cortina de 105 metros?

Participa en Twitter en el debate del día @informador


http://interactivos.informador.com.mx/internet/infograficos/DEFENSAtemacapulin.jpg