28.5.14

CONTAMINACION DEL RIO SANTIAGO...

Presumen avance en macro recomendación

La planta recibió una inversión superior a los 28 millones de pesos.
  • Señalan que con la planta se evitan descargas a los ríos Zula y Santiago
  • El gobernador, Aristóteles Sandoval inaugura ampliación en planta de tratamiento en Ocotlán
OCOTLÁN, JALISCO (27/MAY/2014).- Con la puesta en marcha de la planta de tratamiento San Juan Chico en Ocotlán ampliada en su capacidad, el gobernador Aristóteles Sandoval asegura que se avanza en el cumplimiento de la macro recomendación emitida en 2009 por la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), que contempla una serie de acciones intergubernamentales para sanear el Río Santiago.

De acuerdo a la información proporcionada por el titular del Ejecutivo, la planta recibió una inversión superior a los 28 millones de pesos para alcanzar a tratar hasta 300 litros de aguas negras por segundo, lo que implicaría que Ocotlán sanea el 98 por ciento de su agua, según el alcalde, Enrique Robledo.

En una gira realizada por aquel municipio de la Ciénega, y en particular por la planta de tratamiento recién ampliada, Sandoval Díaz dijo que con esto se evitan las descargas de agua residual a los ríos Zula y Santiago, que contienen altas concentraciones de materiales biológicos que permiten la formación de algas, como lirio, que son invasoras. Además de descargas industriales altamente peligrosas.

Por su parte, tanto el gobernador como Tito Lugo Arias, director de la Comisión Estatal del Agua (CEA), insistieron en que la ampliación de la planta abona al cumplimiento de la macro recomendación, sin embargo, es solo un eslabón entre varios pendientes.

La petición de la CEDHJ urge a que los ayuntamientos inicien los procedimientos administrativos tendentes a la revocación de licencias, cancelación de permisos de construcción y constancias de habitabilidad que pretendan ubicarse en las márgenes del Río Santiago.

También pide que se abstengan de autorizar fraccionamientos y la instalación de empresas sin tener los estudios de impacto ambiental y sin prever que dichos giros o núcleos de población dejen de verter sus aguas sin tratar.

Así como que se regulen y ordenen la inspección y vigilancia de todas las descargas de aguas residuales a la red de drenaje municipal y de olores perjudiciales. Hasta el año pasado, la CEDHJ dijo que los 14 ayuntamientos señalados en la macro recomendación, cinco han sido omisos y no han presentado avances, entre ellos Ocotlán.