5.5.14

CANCER Y OLVIDO...

El Salto, municipio a merced del cáncer

Denuncian habitantes de este municipio

La contaminación que desde hace décadas tienen que soportar los habitantes de El Salto sigue creciendo, en contraste con el interés de los gobernantes en turno, quienes no hacen absolutamente nada por solucionar los problemas/Fotos: Francisco Tapia
La contaminación que desde hace décadas tienen que soportar los habitantes de El Salto sigue creciendo, en contraste con el interés de los gobernantes en turno, quienes no hacen absolutamente nada por solucionar los problemas/Fotos: Francisco Tapia
Ciudadanos de El Salto arremetieron en contra del gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, y el presidente municipal, Joel González Díaz, por tenerlos en el olvido, condenados a una muerte lenta según denunciaron.
Y es que tanto el estado como el municipio, han incumplido en la dotación de servicios y el combate a la contaminación del río Santiago, lo que les ha ocasionado una crisis en su calidad de vida.
Entre enfermedades crónico degenerativas como el cáncer, leucemia, aparición de tumores en la cabeza y la matriz y ovarios, además de insuficiencia renal, los ciudadanos de delegaciones como La Azucena y El Castillo viven en el abandono de sus autoridades, y esto es algo que ya los tienen hartos, pues no hay manera en que les den respuesta a sus peticiones.
“Pareciera que somos ciudadanos de tercera, ya ni de segunda”, sentenció Ramón González, habitante de La Azucena y uno de los dirigentes de colonos que lamentó que el gobernador “nos haya fallado”, indicó.
“Triste pero cierto, fuimos a llevarles ya escritos a Palacio de Gobierno porque este gobierno que tenemos en el municipio no hace nada por nosotros, no nos da los servicios, no nos atiende; votamos por Aristóteles porque creíamos que nos iba a ayudar, porque creíamos que era diferente pero es lo mismo que todos los que han sido gobernadores, no hay nada para el ciudadano, no nos quieren ni voltear a ver, es como si fuéramos apestados”.
Un recorrido por ambos lugares mostró que la desatención predomina por ambos órdenes de gobierno: el ayuntamiento los ignora y el estado los minimiza, mientras que la contaminación cada día aumenta en el río Santiago y no ha sido atacada por el estado. Todos los habitantes de este municipio siguen expuestos a metales pesados y agentes contaminantes altamente nocivos para la salud, tales como el talio y el arsénico.

Gabriel Barrera Alonso, habitante de Jardines del Castillo, denunció que lejos de recibir ayuda de las autoridades, sólo han sido ignorados; en 13 años que tiene viviendo en la casa que compró basado en mentiras como “que iban a entubar el canal de El Ahogado”, o que “habría todos los servicios”, indicó que son ellos mismos, los ciudadanos, quienes han empezado a brindar soluciones a sus problemáticas.
“Acá hay una señora que es muy caritativa y la verdad que todos estamos muy agradecidos con ella, vive acá a unas casas, esa señora ha hecho mucho más que los gobernantes; ella ha arreglado las glorietas, les ha puesto alumbrado, rejas, ha hecho muy buenas labores, incluso contrata gente que arregle las calles, o sea que lo que no hace el gobierno, lo hace gente que vive aquí mismo”, dijo.
–¿Y su presidente municipal?
–De ese ya ni sabemos por dónde llegarle, viendo que el gobierno no hace nada, la gente ya no quiere decirle nada, la gente mejor ni quiere saber nada de él.
–¿Usted confía en su presidente?
–Yo la verdad que nunca lo he conocido, me han dicho y he visto cosas que no ha hecho y la verdad que pos desgraciadamente nunca he visto que él venga para acá a ver qué se ha hecho o qué falta.
–¿Y qué es lo que se ha hecho?
–Pues nada, la verdad que nada, nomás esta calle que es la entrada a Jardines del Castillo, pero nada en los 13 años que llevo viviendo aquí, no se ha hecho nada, no se ha emparejado las calles, no se nota qué les interese la gente ni que quieran ayudarnos, la verdad que está mal.
Las calles de estos dos fraccionamientos, quizá los más grandes del municipio, están destruidas, llenas de baches por la pésima calidad del asfalto que fue colocado por las constructoras GIG y Del Ángel; no hay alumbrado público en manzanas completas, abarcando perímetros de hasta cuatro de ellas, y esto genera un clima ideal para los robos a mano armada y robos a casa habitación.
Debido a esta serie de problemas, los habitantes de los dos fraccionamientos han iniciado un abandono de sus viviendas, dejando así la oportunidad para que los amantes de lo ajeno puedan desmantelar las viviendas: se roban el piso, protecciones, instalaciones eléctricas y tuberías, puertas, accesorios de baño y todo aquello que pueden cargar, resultando una serie de casas en el abandono, ideales para la comisión de delitos como violaciones y tráfico de drogas.
La inseguridad llega a tal grado que el narcomenudeo es “descarado”. Este medio constató cómo se realizaba una venta al menudeo sin que pudiese haber acciones que lo combatieran; a la salida del fraccionamiento Jardines del Castillo, en la carretera que une a esta población con la delegación de El Verde y El Salto –cabecera municipal– un sujeto entregó dinero a otro por un pequeño envoltorio que estaba tirado en la calle; se trataba de un empleado –al parecer– de una de las fábricas cercanas, pues tenía un uniforme gris oscuro y uno de los que se dedican a limpiar los parabrisas en los cruceros. Ante este hecho y por la sospecha que generaba, intentamos llamar a una patrulla pero no había cobertura (señal) y nos fue imposible.
Por cierto que estuvimos en la zona alrededor de una hora desde nuestra llegada y no tuvimos la oportunidad de ver unidad alguna de la policía municipal.