10.2.14

BASUREROS SIN RIENDA...

Denuncian derrame de lixiviados en Picachos
El Occidental
10 de febrero de 2014

Viridiana Saavedra Ponce



La recolección de residuos en Zapopan sigue siendo un dolor de cabeza para el municipio. Cuando no hay crisis por falta de camiones y acumulación de desechos sólidos en las calles, hay paro de trabajadores que exigen mejores condiciones o hay bloqueo por parte de los vecinos del relleno sanitario de Picachos que ya están cansados del derrame de lixiviados.

Lo más reciente, luego de que se superaran parcialmente las dificultades con los operadores a causa de la falta de mantenimiento en unidades recolectoras, es precisamente la manifestación de integrantes de la Asamblea Regional de Afectados Ambientales que desde la mañana del sábado impiden el ingreso al tiradero, obligando a los trabajadores a verter los desechos en un relleno sanitario de Tonalá.

A decir de quienes viven cerca de Picachos -un espacio que pertenece al Gobierno Estatal pero que por acuerdo con el municipio hace más de dos administraciones es operado y utilizando exclusivamente por Zapopan- es necesario que se reubique el tiradero, ya que poblados como San Lorenzo, Huaxtla, Milpillas, La Soledad e Ixcatán padecen las consecuencias del abandono del vertedero que por día recibe cerca de mil 400 toneladas de residuos sólidos.

"En Milpillas logramos documentar enfermedades de la piel, gastrointestinales y respiratorias, por estar cerca del vertedero, desde 2009 y ahorita no es la excepción, las cosas siguen igual. El arbolado se ha estado muriendo, hay árboles que fueron regados por lixiviados", explicó José

"La demanda central es la reubicación del vertedero, que lo manden a donde no dañe, porque prácticamente ese basurero está en nuestras cabezas, está en la parte alta y debe irse a donde no dañe a ningún pueblo, a ninguna colonia, ahí que lo avienten. El Gobierno está lleno de gente que se dice experta en esos temas, ganan cantidades millonarias por año, que hagan su trabajo, nosotros no vamos a sugerir ningún espacio porque no es nuestra facultad, ni queremos tampoco dañar a nadie", agregó José Casillas.

Casillas, uno de los inconformes con el desinterés de las autoridades municipales a resolver el problema y cumplir con el acuerdo que se firmó en octubre de 2009 y que exige, además de obras de infraestructura social como centros de salud en la zona, la reubicación del vertedero.

Dijo que siguen derramándose sin control los lixiviados a la cuenca del río de Milpillas, y aseguró que contienen mercurio, arsénico, cromos totales y otros venenos, por lo que advirtió que permanecerán en el sitio hasta que la autoridad municipal cumpla con el compromiso adquirido hace más de cuatro años.