17.3.14

RIO SANTIAGO...

La CEA actúa contra la Conagua por la contaminación en el Río Santiago

• La dependencia federal reculó de sólo permitir descargas poco contaminantes
La contaminación del Santiago, enfrenta a la CEA y la Conagua. Foto Arturo Campos Cedillo
La contaminación del Santiago, enfrenta a la CEA y la Conagua. Foto Arturo Campos Cedillo
Por: Sergio Hernández Márquez
17 de marzo 2014.- La limpieza del Río Santiago tiene entre sus enemigos no sólo a industrias que vierten sus descargas al afluente con alta carga de contaminación, sino también a la misma Comisión Nacional del Agua (Conagua).
En 2008, luego de una serie de presiones ciudadanas y de gestiones de la Comisión Estatal del Agua (CEA), se logró que la dependencia federal endureciera la normatividad y clasificara el Río Santiago como un sitio en el que sólo se podría permitir líquido residual con cargas de contaminantes tan bajas que permitieran la vida acuática.
Lo anterior fue considerado en la Ley Federal de Derechos que comenzó a aplicarse en enero de 2009, por lo que tanto empresas como ayuntamientos debieron modificar la cantidad de emisiones contaminantes que previo a esta fecha tenían permitido emitir.
El entonces representante regional de Conagua, Raúl Antonio Iglesias Benítez, calculaba que en 2012 el Río Santiago iba a estar limpio.
Después del 2011 no debe haber ninguna empresa que tenga ningún pretexto o alguna zona urbana que diga: ‘no puedo cumplir porque no estoy enterado o porque no sabía qué hacer’. La norma ahí está, la ley cambió, en este caso la Ley Federal de Derechos, y se cambió de esta manera”, decía en noviembre de 2009.
Sin embargo el gusto duró poco. Para 2011 Conagua aplicó la clasificación anterior y revertió el endurecimiento de las medidas adoptadas.
Volvió a considerar en la Ley Federal de Derechos que en el Río Santiago se incrementaran las cargas contaminantes, esto es, la ley pasó de permitir descargas de sólo 40 miligramos por litro de Sólidos Suspendidos Totales a 150, y de 100 a 320 en Demanda Química de Oxígeno.
Esta situación tiene molesta a la Comisión Estatal del Agua, que se encuentra gestionando ante el gobierno federal la vuelta atrás, esto es, que el Río Santiago no sea considerado como un cuerpo de agua tipo A, en la Ley Federal de Derechos, sino tipo C, que es la categoría más estricta para la recepción de descargas.
De hecho la reclasificación del Río Santiago por parte de la Comisión Nacional del Agua es una de las prioridades consideradas como tipo A en el Programa de acciones y obras públicas para el saneamiento de las aguas residuales domésticas de la parte alta de la Cuenca del Río Santiago, para garantizar la salud ambiental de este ecosistema.
Frente a esta situación, la Conagua guarda silencio. La Jornada Jalisco solicitó hace dos semanas una entrevista al representante regional, José Elías Chedid Abraham, a través de su oficina de Comunicación Social, sin que se diera alguna respuesta