22.3.14

INEVITABLE...

Inevitable, la desaparición de Temacapulin

• Ni siquiera una cortina de 80 metros evitaría que el poblado quede bajo el agua, consideró la Conagua
El representante regional de la Conagua destacó que El Zapotillo es la obra hidráulica más importante de los últimos 25 años ■ Foto Héctor Jesús Hernández
El representante regional de la Conagua destacó que El Zapotillo es la obra hidráulica más importante de los últimos 25 años ■ Foto Héctor Jesús Hernández
Por: Sergio Hernández y Darío Pereira
22 de marzo 2014.- A ocho metros para que la presa El Zapotillo llegue a su nivel máximo –80 metros de altura–, el representante regional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Elías Chedid Abraham, considera inviable proteger a la comunidad de Temacapulín con diques, situación que se va a definir a más tardar en un mes.
Aseguró que, aún acatando la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ordena que la presa tenga una altura máxima de 80 metros, el pueblo ubicado en Cañadas de Obregón se inundaría, porque estaría ubicado en el vaso de este embalse que se construye sobre el Río Verde.
La postura es de total respeto a 80 metros, y Temacapulín claro que se inunda, está adentro de la cota. El gobierno de Jalisco nos presentó una amplia información que se encuentra en el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas, que es la máxima autoridad en el país para determinar sobre las obras hidráulicas, es digamos que la Conagua complementada con otras dependencias del gobierno de la República y con representación de los poderes”, comentó.
“En este momento está analizando las alternativas que presentó el gobierno de Jalisco y en efecto, hay 18 alternativas y una de ellas contempla la de los diques y es el Comité el que tiene que dar la determinación final”.
–¿Como ingeniero ve viable que se pueda rescatar la comunidad con los diques?
–“Yo no les hablaría como ingeniero, más bien poniéndome en los zapatos de la gente de Temacapulín. Es una comunidad que tiene la forma de una olla. La parte central del pueblo es la parte más baja y luego va abriéndose un poquito hacia las orillas y tiene una sola salida de agua, que va a coincidir con el vaso de la presa y es ahí donde vamos a tener que construir los diques.
“Esto quiere decir que si se construyeran los diques y se quedara ahí Temacapulín, entre 15 y 20 metros abajo del agua, tendrían que subsistir siempre a través de bombeos tanto de sus aguas negras como de sus aguas de lluvia. Al momento de que cualquiera de los bombeos no funcione, el agua, de la parte central del pueblo hacia las orillas, va a empezar a subir y va a empezar a cubrir el pueblo. Yo creo que es una situación riesgosa”.
Sin embargo propuso que la última palabra la dé el comité:
Dejemos que dé su dictamen. Si es que hay soluciones técnicas viables y sostenibles como la que se planteó, pues adelante. Ya no debe de pasar más de 20 a 30 días (la respuesta)”.
El funcionario federal participó en el Foro del Agua 2014, Jalisco: Agua y Desarrollo, organizado por el Consejo Académico del Agua.
El pueblo de Temacapulín no sería el único afectado con la presa El Zapotillo. Foto Arturo Campos Cedillo
El pueblo de Temacapulín no sería el único afectado con la presa El Zapotillo. Foto Arturo Campos Cedillo
Faltó humanidad para socializar el proyecto
De acuerdo con José Elías Chedid Abraham, el manejo social en el asunto de la presa El Zapotillo ha sido ejemplar, pero no puso como muestra el poblado con más oposición, Temacapulín, sino Acasico, donde la Comisión Nacional del Agua contrató a una empresa llamada Fundación México Sustentable, con la intención de amortiguar la molestia por la imposición del proyecto.
El funcionario reconoció que la socialización tardía se debe a que los encargados del proyecto actúan bajo una lógica “racional” y no con un enfoque social.
¿Cómo voy a socializar el proyecto si estoy rodeado de ingenieros? El otro extremo son las áreas de humanidades. Aquí para (impulsar) el lado social nos cuesta mucho trabajo, de este lado lo llevamos por el tema racional (…) ¿Cómo explicarles que Jalisco tiene que desarrollarse y ellos tienen que participar de este desarrollo? “, expuso.
Relató que la estrategia utilizada para que los integrantes de la fundación tuvieran un primer contacto con quienes se verían afectados, fue entrar al pueblo con una ofrenda de flores para la Virgen del Rosario, venerada en el lugar.
El grupo de trabajo, explicó, incluyó la participación de psicólogos, pues “había que explicarle (a los pobladores) que no había que entrar en una etapa de terror, sino de diálogo”.
Un informe del relator de la ONU Oliver de Shutter, de marzo de 2012 señala que el gobierno de México no parece tomar con la seriedad debida los procesos de consulta para el reasentamiento de comunidades por grandes obras de infraestructura, y puso como ejemplo el caso de Temacapulín, que se inundaría por la construcción de la Presa El Zapotillo.
Ayer, Chedid Abraham afirmó que con la construcción de la presa El Zapotillo, a la que llamó “sin duda, la obra hidráulica más importante del estado en los últimos 25 años”, se está dando con el respeto a los pobladores del derecho a la tierra y al trabajo, pues, de concretarse el embalse, éstos “podrían recurrir tanto a la actividad turística como a la apícola”.
Tras la promesa hecha el 29 de enero de 2013 mediante la cuenta de Twitter del gobernador de Jalisco entonces electo, Aristóteles Sandoval Díaz, de no inundar Temacapulín, el funcionario federal expresó que están a la espera de que la administración estatal brinde alternativas viables.
En el mismo foro, el titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Felipe Tito Lugo Arias, informó que actualmente el organismo a su cargo trabaja en la elaboración de una ficha técnica hidrológica para cada uno de los 125 municipios del estado, con el fin de que las autoridades municipales conozcan la disponibilidad hídrica y fortalezcan su capacidad de gestión y planeación.