30.8.14

RIOS QUE LLORAN...

Una toma clandestina de petróleo contamina un río al norte de México

El crudo derramado de un oleoducto de Petróleos Mexicanos afecta 23 kilómetros del cauce en una región agrícola

México
Trabajadores limpian el derrame de petróleo. / DANIEL BECERRIL (REUTERS)
La fuga de petróleo causada por una toma clandestina en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) ha provocado la contaminación del río San Juan en el Estado mexicano de Nuevo León (norte del país). El robo del hidrocarburo en el oleoducto Madero-Cadereyta fue detectado el domingo por las autoridades cuando el crudo ya se encontraba en el arroyo ubicado en una zona agrícola particularmente productiva. El derrame afecta unos 23 kilómetros del cauce, han informado las autoridades mexicanas.
"Estamos pidiendo a la gente en estas áreas que evite el consumo de agua local y también el de pescado obtenido en la zona afectada", ha explicado a la prensa mexicana Víctor Cabrera, delegado estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). La fuga ocurrió cerca de un canal que conduce las aguas para el riego de cinco ejidos de la región. Las autoridades han anunciado que distribuirán agua embotellada entre los habitantes de la zona afectada.
La petrolera mexicana detuvo la fuga el fin de semana y ha enviado un equipo de limpieza de 300 personas para sanear el cauce del río, una labor que podría llevar hasta tres meses. Pemex ha cortado el flujo del hidrocarburo en este oleoducto y ha anunciado que presentará una denuncia para que se inicien las investigaciones sobre el incidente. Hasta ahora se desconoce si el derrame fue provocado por un grupo del crimen organizado.
La petrolera mexicana ha enviado un equipo de limpieza de 300 personas para sanear el cauce del río, una labor que podría llevar hasta tres meses
El robo de hidrocarburos de los ductos mexicanos ha aumentado en los últimos nueve años, según datos de la petrolera mexicana. En 2013, Pemex detectó más de 2.000 tomas clandestinas en sus ductos, cuando en 2005 apenas se encontraron unas 136 en todo el país. El Estado de Nuevo León se encuentra entre la regiones más sensibles al hurto de sus ductos, el año pasado ocupó el octavo lugar en robo de hidrocarburos cuando se localizaron 136 tomas clandestinas. En noviembre de 2013, el director de Pemex, Emilio Lozoya, reconoció ante la Cámara de Diputados que entre 2011 y 2013 la petrolera perdió unos 1.144 millones de dólares en robo de hidrocarburos a través de tomas ilegales.
El derrame en Nuevo León ocurrió 10 días después de que una fuga de ácido sulfúrico en una mina de cobre contaminó el río Sonora (noreste de México) , de 420 kilómetros de longitud, y dejó sin suministro de agua a unos 20.0000 habitantes